El miedo a soñar

La manifestación del 15M con su movimiento de ocupación de las plazas, ha revolucionado los corazones de todos los participantes y espectadores de una forma u otra.

A algunos, una ilusión conmovedora y emocionante les ha inundado el corazón. Un montón de sueños y de expectativas arrinconadas, vuelven a la cabeza, resuenan en la mente y derepente las ganas de luchar por ese sentimiento surgen en el interior y crecen conforme la participación se hace más real.

A otros, más escépticos, tras ese sentimiento pasional de ilusión temprana les surge otro de miedo que recorre el estómago y las venas llegando hasta la cabeza y consiguiendo controlar el primero y bloquear la adrenalina inicial para amortiguar el golpe. Éstos buscan motivos por los que desconfiar del movimiento, la gente que desvirtúa, las asambleas que no nos representan a todos, los participantes que buscan sacar provecho propio, para asegurarse de no creer a ciegas no sea que les ocurra como con su primer amor, que les abandonó por otro y les destrozó el corazón.

En parte, seguro que todos sentimos un poco de los primeros y otro poco de los segundos. Sin embargo, los que empezaron con esta protesta y están luchando por hacerla efectiva, se dejaron ilusionar y se sobrepusieron a ese miedo que llega para prevenirnos de la frustración más profunda cuando ya lo hemos sentido o así nos lo han enseñado, para llenarse de fuerza y lanzarse al vacío. ¿Qué podemos perder si ya no nos queda nada en esta democracia?

Yo pensaba que el escepticismo y la crítica, no sólo ante la política, también la amistad, el amor, la libertad, no dejarme llevar por las emociones del principio, era la actitud más sensata, más intelectual y lo más inteligente, pero alguien me mostró que me equivocaba, que la vida así la podía escribir con los ojos cerrados de principio a fin, pero si me atrevía a dejar que todas las ilusiones me llenaran de fuerza para acallar a los miedos todavía me quedaba una baza para vivir un sueño increíble.

Por eso animo a todos a que den rienda suelta a sus pasiones, a que participen de ellas y les hagan participar a los demás y que entre todos los que todavía creemos que otra sociedad es posible luchemos en positivo por ella. Y todos los que sientan miedo a la decepción, sientan desconfianza con lo que está ocurriendo o se posicionen en contra de algunas de las prácticas que se están llevando a cabo, vayan a las plazas y lo compartan y se informen y dialoguen, para aportar su opinión y hacer que esto crezca pues todos pensamos más que unos pocos y España es de todos.

Gracias a los impulsores del 15M por devolvernos las ganas de vivir aquí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Movimiento 15M. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s